Recetas para celebraciones

Pastel de Zanahoria con Coco y Dulce de Leche

Pastel de Zanahoria con Coco y Dulce de Leche
Dificultad
Fácil
Tiempo de preparación
20 minutos
Tiempo de cocción
50 minutos
Porciones
16 porciones

Ingredientes principales

Dulce de Leche
Dulce de Leche, en botella sirve fácil
Botella sirve fácil de 11.5 onzas
Ingredientes
  • Aerosol antiadherente para cocinar
  • 1 paquete (16.5 onzas) de mezcla para pastel de especias
  • 1 taza de leche evaporada sin Grasa NESTLÉ CARNATION Evaporated Fat Free Milk, más 1 cucharada para aligerar el betún
  • 1/3 taza de aceite de vegetal
  • 3 huevos grandes
  • 1 1/2 tazas de zanahorias ralladas
  • 1/3 taza de piña picada, escurrida
  • 3/4 taza de nueces picadas
  • 1/2 taza de coco rallado azucarado
  • 1/3 taza de Dulce De Leche LA LECHERA de NESTLÉ (botella exprimible)
  • 1 envase (16 onzas) de betún de queso crema
  • Huevos de chocolate envueltos en papel aluminio

¡HAZLA YA!

Paso 1

Rocia un molde de rosca de 9 pulgadas con aerosol antiadherente para cocinar.

Paso 2

Prepara la mezcla para pastel según las instrucciones del paquete, usando 1 taza de leche evaporada, aceite y huevos.

Paso 3

Agrega las zanahorias, piña y nueces. Vierte en el molde preparado de 9 pulgadas.

Paso 4

Hornea durante 45 minutos o hasta que al insertar un cuchillo en el pastel, éste salga limpio. Deja enfriar en el molde sobre una rejilla de alambre durante 45 minutos. Desmolda sobre un plato grande o charola.

Paso 5

Calienta una sartén pequeña a fuego medio. Agrega el coco rallado y tuesta, revolviendo con frecuencia, hasta que el coco comience a dorarse. Retira del fuego.

Paso 6

Vierte el dulce de leche sobre la parte superior del pastel. Deja reposar durante 10 minutos.

Paso 7

Agrega 1 cucharada de leche evaporada al betún y revuelve hasta que el betún se aligere.

Paso 8

Embetuna el pastel. Cubre la parte superior del pastel embetunado con coco tostado y decora con los huevos de chocolate envueltos con papel aluminio, colocándolos en el centro del pastel de rosca.

Por qué la gente lo ama